ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Las compras no es lo mío [Charlie G.]

Ir abajo 
AutorMensaje
Anastacia H. Sttorm
I'm a Girl
I'm a Girl
avatar

Ubicacion : ¿Quién sabe? Quizás estudiando medicina o en algún taller reparando Harleys
Ocupacion : Estudiante de Medicina e Ingienería Mécanica
Humor : Depende del día, cielo
Mensajes : 12

MensajeTema: Las compras no es lo mío [Charlie G.]   Sáb Sep 10, 2011 2:56 pm

Las compras no eran su fuerte. No. Eso se lo dejaba a Susan que le encantaba gastar dinero compulsivamente. Su hermana la había arrastrado hasta las tiendas y lo único bueno y útil que había logrado comprar la rubia había sido un café en uno de los Starbucks que ya estaba frío. Cada vez que Susan salía de uno de los probadores con un nuevo modelo, la rubia suspiraba exasperada-Sí, sí. Ese es asombroso. Estás hermosa-comentaba la rubia casi por inercia. No mentía, pero estaba cansada de que su hermana se probará todos los conjuntos de la tienda y al final, no decidiera por ninguno. Era frustrante. Comenzó a tatarear una canción de los Beatles distraídamente mientras su hermana decidía, por enésima vez, que ese vestido no lucía su figura-Sí quieres te puedes ir. Luego te buscó, Tacy-comentó su hermana usando ese apodo especialmente para ella. La rubia sonrió sastifecha, se levantó y salió de la tienda haciendo caso omiso a las dependientas que intentaban decirle las ofertas del lugar.

Comenzó a caminar observando las tiendas distraídamente mientras seguía tatareando Hey, Jude; una de sus canciones favoritas. Las vacaciones en Loozapalozza solían ser divertidas, aunque cuando su hermana se ponía de aquella forma, solía odiar esas tiendas. ¿Por que? Por que su hermana necesitaba de alguien que le dierá opinión y extrañamente, la primera en la que la mirada de su hermana se clavaba enra en Anastacia. Siguió caminando, esta vez con una dulce sonrisa en sus labios. Sabía que su hermana no lo hacía por fastidiarla, simplemente ella era así. Y la quería con todo y sus compras compulsivas.

Anastacia iba tan sumida en sus pensamientos que no notó a la persona que venía frente suyo. El tropiezo fué inminente. No llegó a caer, solo llegó a dar un par de pasos hacía atrás gracias al impacto, pero eso no fué lo que le preocupó. La tapa de su café ya no se encontraba en él, estaba en el suelo y una gran parte del líquido ya frío estaba esparcido por la camisa de otra persona. Como sí hubiesen presionado un botón en ella, la rubia se sonrojo de tal manera que fácilmente podía pasar por un tomate en una ensalada. Alzó su azulada mirada para clavarla en el chico con el que había tropezado-Yo...Lo siento mucho. Venía distraída, fué mi culpa. De verdad lo siento-comenzó a disculparse la rubia, mordiendo ligeramente su labio inferior, nerviosa e insconcientemente.

-Lo arreglaré. No se preocupe, señor-comentó mientras buscaba la manera de arreglar todo eso. Dejó el café en un banco cerca de ellos y echó una rápida mirada a su blusa que estaba algo salpicada, aunque eso era lo que menos le preocupaba. Estaba rogando, a quién quiera escucharla, que el chico no fuera a molestarse mucho. Ya estaba lo suficientemente avergonzada por su torpeza como para también recibir una descarga de amargura por parte de un desconocido. Y estaba completamente segura que eso solo le pasaba a ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Charlie B. Gallagher
I'm a Boy
I'm a Boy
avatar

Ubicacion : Debajo del mar.
Ocupacion : Surfista, duh.
Humor : Bueno, muchas gracias.
Mensajes : 18

MensajeTema: Re: Las compras no es lo mío [Charlie G.]   Sáb Sep 10, 2011 8:52 pm

Dios santo, ni siquiera sabía que estaba haciendo ahí. Vale, eso era una mentira, sabía exactamente qué estaba haciendo ahí y por quién lo estaba haciendo. Faltaba poco para que su novia y él cumplieran un mes más de estar juntos, y dejar pasar esa ocasión como desapercibida habría sido un crimen, y probablemente su boleto a un asesinato. Athena era un poco sensible en ese aspecto, y Charlie lo único que quería era ver aquella sonrisa en su hermoso rostro. O la manera en que sus ojos verdes se iluminaban ante cualquier oportunidad cuando lo miraba a él. Sí, estaba un tanto loco por su novia, y no se avergonzaba ni en lo más mínimo.

Caminó por entre las tiendas de aquel centro comercial, entrando a la primera que vio. Vendían ropa de mujer, con eso cumplía prácticamente todos sus requisitos. Sonrió de lado mientras dejaba pasar a unas chicas que salían cuando él estaba a punto de entrar, y se acercó a una de las paredes de la tienda donde había ropa colgando en los anaqueles. Era raro que nadie se hubiese acercado a preguntarle si necesitaba ayuda aun. Después de todo los dependientes en las tiendas comerciales casi siempre eran como las moscas a las cosas dulces. Solo que era lo dulce, no la mosca. ¿Entiendes la metáfora, cierto? Soltó un suspiro, y se giró para seguir avanzando hasta el siguiente anaquel.

Hasta que sintió el impacto.

Era una pequeña y esbelta chica la que se había impactado contra su pecho, sin aviso alguno. Soltó un jadeo de sorpresa, y lo siguiente que supo es que su playera estaba repleta de café. Oh, fabuloso, y era la playera de Coldplay. Frunció levemente el ceño, tocando la tela empapada con la punta de los dedos. Solo esperaba que saliera la mancha. Escuchó las palabras de la chica, y soltó una suave risa.

-No te preocupes, estoy bien; al menos fue mi playera y no la de alguien más -sonrió de lado, y cuando escuchó como ella seguía hablando con preocupación, puso ambas manos en sus hombros-. Hey, estoy bien. Relájate -sonrió de lado-. Y por favor no me llames 'señor'; me haces sentir como mi padre.

Se sentó donde anteriormente ella había puesto el ahora vacío vaso de café, y llamó a una de las señoritas que trabajaban ahí.

-Hola. Disculpa, ¿puedes traerme un paño o algo por el estilo? Hubo un pequeño accidente.

Y sonrió lentamente para que la rubia viera que no estaba molesto ni nada por el estilo. Él no solía alterarse por las cosas que pasaban.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastacia H. Sttorm
I'm a Girl
I'm a Girl
avatar

Ubicacion : ¿Quién sabe? Quizás estudiando medicina o en algún taller reparando Harleys
Ocupacion : Estudiante de Medicina e Ingienería Mécanica
Humor : Depende del día, cielo
Mensajes : 12

MensajeTema: Re: Las compras no es lo mío [Charlie G.]   Lun Sep 12, 2011 11:45 am

El chico no parecía enojado, pero eso no mejoró la situación. Sentía sus mejillas arder de vergüenza y se imagino huyendo de ahí, algo que no haría. Debía arreglar el lío, pero no sabía como. Escuchó las primeras palabras que le dirigió el chico y aún así, no se tranquilizó. Sí, Anastacia era una persona que podía, fácilmente, perder los nervios y eso era algo que no le gustaba.Hasta que el chico la tomó por los hombros, en un vano intento de tranquilizarla. Respiró profundamente, recuperando el control. Arrugó tiernamente la nariz y frunció los labios al escuchar sus palabras-Pues, lo siento. No me había fijado en tu edad-comentó, entre irónica y más tranquila. Luego, sonrió.

Lo cierto es que parecía un chico joven y tranquilo que no se preocupaba por cosas como esa y eso la tranquilizó mucho más. Se mordió el labio inferior, dudando por un momento, hasta que observó una tienda de ropa para hombres cerca-Puedo comprarte una camisa, así no te irás a casa todo manchado-comentó pensando en una solución rápida. Aunque quizás eso ofendierá al chico. ¿Quién sabe? Con las distintas personas que hay hoy en día, nadie tiene la certeza de lo que diga estará bien o mal-Realmente lo siento...ehm...-pronto se dio cuenta de que no sabía el nombre de aquél chico. Lo que la hacía sentirse peor al saber que había dañado la camiseta de un completo desconocido.

-Disculpe, señora. ¿Tienen algo para limpiar la mancha?-preguntó dedicandole a la dependienta su mejor y más encantadora sonrisa. Debía hacerlo de esa forma. Si no, estaba segura que no le llevarían nada. Volvió su mirada y la clavó en el chico-Soy Anastacia, es...¿Un placer?-comentó aunque estaba segura de que aquél joven no estaría encantado de conocerla. Ni sería un gusto que le hubiese dañado una camisa de Coldplay. Debía admitir que el chico tenía buenos gustos con respecto a la música. Pronto llegó la dependienta con un pañuelo y se lo entregó al chico.

Ana paseó su mirada por la tienda. Lo que le faltaba. Todos estaban al pendiente de lo que pasaba. Muy bonito. Estaba segura de que solo le sucedía a ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las compras no es lo mío [Charlie G.]   

Volver arriba Ir abajo
 
Las compras no es lo mío [Charlie G.]
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Loozaρalozza Town ::  :: Stores-
Cambiar a: